Archivo | Aprende chino RSS feed for this section

Aprende chino

19 Jul

Aprende chino

¿Fascinado por estos simbolitos? Son muchos los que se han lanzado al aprendizaje del chino y muchos más los que lo harán en los próximos años. Un idioma que conjuga dos factores difíciles de ver en otras lenguas: por un lado, un aspecto místico e indescifrable, el de esos caracteres que se han mantenido casi inalterables durante miles de años; por otro, una utilidad práctica innegable, con unos 1.300 millones de persones capaces de comunicarse en esta lengua.
Antes de contar mi experiencia, un par de notas. Primero, yo soy lo que se dice un pragmático de los idiomas. No me gusta estudiarlos, me gusta hablarlos y entenderlos. Mi objetivo cuando comencé a estudiar chino no era desentrañar el origen de los caracteres chinos, sino poder ver películas, hablar con la gente y leer novelas.
Segundo, este texto está enfocado a aquellos que quieren aprender chino de verdad, en un nivel cercano al de un nativo. Si lo único que pretendes es poder defenderte en chino y comunicarte para necesidades básicas, seguramente muchas de las cosas de este artículo no te serán útiles.
Tercero, este post está enfocado a todos aquellos occidentales y especialmente hispanohablantes que quieren aprender chino, así que me basaré en nuestra lengua y en otras cercanas para poner ejemplos.
Como una de las preguntas más recurrentes de todo el mundo suele ser sobre la dificultad de este idioma, voy a estructurar el post basándome en los aspectos más complicados de esta lengua. Así aprovecharé también para cubrir la mayoría de características del chino. Empecemos por lo más fácil:

1- Gramática (语法)

Nada es tan gratificante en el chino como asistir a clases de gramática, sobre todo para aquellos acostumbrados a las lenguas latinas. El chino no tiene conjugaciones verbales, masculinos-femeninos ni singular-plural. En comparación con nuestra lengua, el chino es algo tal que así: “Yo comer. Tu comer. Ellos ayer comer. Mañana vosotros comer”.
Lo que es más fácil para los hispanohablantes es precisamente lo más difícil para los chinos que quieren aprender español. Explicar la diferencia entre un pasado imperfecto y un perfecto simple a un chino es casi una misión para Tom Cruise. Poder dominar los subjuntivos, condicionales e imperativos está sólo al alcance de los más avanzados.
Aún así, en la gramática china hay varias cosas complicadas. Primero, las partículas que sirven para indicar aspectos o tiempos verbales  (了,过,来,出), que tienen numerosas reglas y son difíciles de dominar por completo. Después de muchos años de estudio, es muy probable que todavía no tengas claro en qué lugar exacto de la frase se colocan.
Segundo, los clasificadores, unas partículas que se sitúan delante de los sustantivos y que varían según el tipo de objeto del que estemos hablando. Así, para decir un libro, una botella o un río, en medio se colocará un carácter que se conoce como clasificador y que es distinto para cada caso (本,瓶, 条). Más que un aspecto gramatical, se podría decir que es un problema de vocabulario, donde la única solución es memorizar los que utilizas más frecuentemente.
Si has tomado alguna vez clases de chino, te habrás dado cuenta de que en las lecciones de gramática prácticamente sólo se aprenden estructuras. En cierto sentido es muy sencillo, pero tener estas estructuras claras es fundamental:en artículos complejos, en ocasiones es complicado sacarle sentido a la frase o encontrar el sujeto de la oración. Esto se puede complicar debido a que en el chino no hay espacios entre palabras ni mayúsculas, los signos de puntuación son un tanto arbitrarios y en ocasiones las frases pueden ser enormemente largas.

2 – Dialectos (方言)

Este artículo trata de lo que generalmente todo el mundo llama idioma chino, también conocido como chino mandarín, lengua corriente (普通话) o lengua del estado (国语). Se trata del idioma oficial de la República Popular China, basado en el dialecto de Pekín y que es el que se enseña en las escuelas y se utiliza en medios de comunicación.
Junto a este idioma conviven cientos de dialectos del chino que pueden ser tan diferentes entre sí como lo son el francés y el español. La gente de Pekín no entiende cuando los shanghaineses hablan en su lengua, mientras que en la provincia de Zhejiang hay tantos dialectos que los locales tienen que utilizar el idioma oficial para entenderse entre ellos. Junto a estos idiomas chinos conviven muchos otros que tienen otra raíces y que son hablados por las minorías étnicas (tibetano, uigur, mongol, ruso, etc…).
Si, por ejemplo, te vas a un pueblo remoto de Yunnan a pasar el año nuevo chino con una familia (como fue mi caso) todo el mundo hablará en el dialecto y te pasarás toda la cena mirando a tu cuenco de arroz sin poder participar de la conversación. La joven universitaria que era mi anfitriona no lo podía soportar: no sólo porque yo no pudiera hablar con nadie, sino también porque la daba vergüenza contemplar los esfuerzos de sus padres por hablar el chino oficial.
Aún así, creo que esta limitación no es tan importante y que la situación irá mejorando con el tiempo. En el fondo, ningún chino conoce todos los dialectos, así que no estarás más perdido que cualquier pequinés que se dedica a viajar (o vivir) por el resto del país. Además, con una educación cada vez más extendida y el mayor acceso a los medios de comunicación nacionales, con el tiempo es más que probable que dejará de haber gente que no conozca el chino estándar. A día de hoy, por ejemplo, los jóvenes son un valor seguro para comunicarte en China.

3 – Pronunciación (发音)

Más de uno me echará en cara (tenéis los comentarios para hacerlo) que haya puesto la pronunciación como algo supuestamente tan fácil, en el tercer escalón de las dificultades. No es esa ni mucho menos mi intención: la pronunciación de este idioma es algo complicado y difícil de aprender, pero sencillamente el resto de condicionantes son todavía más inalcanzables.
Los tonos son la primera y la eterna dificultad con la que uno se encuentra en esta lengua
Los tonos son la primera y la eterna dificultad con la que uno se encuentra en esta lengua.Como sabéis, el chino es un idioma tonal, en el que en función de la entonación de una sílaba su significado puede cambiar por completo. El ejemplo clásico es el de “ma”, que según su tono puede significar “madre” (妈妈), “cáñamo” (麻), “caballo” (马), una forma de insulto (骂) o una partícula de interrogación (吗), entre otras muchas cosas. Si esto suena difícil, la realidad es mucho más dura. La combinación de distintos tonos puede alterar su pronunciación, y las excepciones y transformaciones pueden ser varias.
Los tonos NO son algo complementario, son sencillamente esenciales para poder decir cualquier cosa. Por eso es tan importante concentrarse en ellos desde el primer día, siempre teniendo en cuenta que nos seguirán persiguiendo hasta la eternidad. Aún así, no conviene ver los tonos en el chino como una barrera infranqueable. Con el tiempo y mucha práctica uno se puede acostumbrar a las tonalidades. En un nivel avanzado, la dificultad no es saber pronunciar los tonos, sino acordarse del tono de cada caracter.
Además de esto, el idioma chino tiene muy pocos sonidos, razón por la cual existen muchísimos homófonos. Hay cientos de palabras que se pronuncia exactamente igual y miles más que tienen sonidos muy parecidos. La única forma de conocer su significado es conocer el contexto o su escritura. Este es el motivo principal por el que el chino ha mantenido los caracteres, porque es prácticamente imposible encontrar una transcripción fonética con la que la gente se pueda enterar de lo que uno está hablando. Y también es por esto por lo que cada vez que alguien se presenta y dice su nombre tiene que explicar los caracteres que lo componen.
Junto a estas dos dificultades fonéticas, el idioma chino tiene también algunos sonidos con los que no estamos familiarizados y que resultan muy difíciles de diferenciar claramente. Entre ellos están zh/ch, q/j y z/c. Con una lengua con tan pocos fonemas, puedes estar seguro de que tu incapacidad para articular estos sonidos se notará casi en cada frase.

4 – Inmersión / Cultura (环境)

No hay nada tan importante para poder hablar y leer una lengua como la inmersión cultural. Si de verdad quieres hablar chino tendrás que pensar en chino, ver películas en chino, leer novelas en chino, seguir las noticias en chino, escuchar la radio en chino y vivir con chinos. Hace poco me encontré con una chica mexicana que llevaba cuatro años viviendo en Pekín y a la que no le gustaba ni la comida china ni ir al karaoke. Así, sencillamente, no se puede aprender el idioma.
Yo nunca me he considerado bueno aprendiendo lenguas, y mi único punto fuerte siempre ha sido mi cabezonería por huir de los extranjeros, relacionarme con los locales e intentar estar expuesto al idioma que quiero aprender durante 24 horas al día. El problema es que en China esto es mucho más complicado que en cualquier otro país occidental, y ese es el motivo de que este aspecto está tan alto en el lugar de las dificultades del chino.
Uno puede ser canadiense, francés o alemán con relativa facilidad; es mucho más difícil acostumbrarse a ser chino
Si te vas a Estados Unidos, por ejemplo, podrás ver series de televisión como Lost, Friends o Wire, ver las noticias de la CNN, leer The New York Times y The Washington Post. Te será relativamente fácil hacer amigos locales con los que compartes aficiones, sueños y costumbres. Y estarás hablando en inglés la mayor parte del día. Las diferencias culturales son mínimas en comparación con lo que es China. Uno puede ser canadiense, francés o alemán con relativa facilidad; es mucho más difícil acostumbrarse a ser chino.
Uno de mis profesores de chino me dijo un día una frase que nunca olvidaré: “El chino no existe sin contexto”. Por supuesto, se refería a conocer quién estaba hablando, cómo y cuándo. Pero en el caso del chino también implica que hay que conocer su contexto cultural. En mi lugar de trabajo hay diez chicas chinas que están todo el día hablando de estrellas de cine coreanas y japonesas, de cotilleos de famosos chinos y de las mejores tiendas para comprar ropa en Pekín. Cuando hablan no me suelo enterar de casi nada, y el motivo principal es porque no conozco el contexto. No sé quiénes son esas personas, no sé cómo se pronuncian sus nombres, no conozco los títulos de sus películas ni las tiendas de ropa a las que suelen acudir.
A esta especie de temas banales y actuales se une nuestro desconocimiento casi siempre absoluto de la cultura e historia de China. Te encontrarás en numerosas ocasiones con gente que habla de lugares, personajes y acontecimientos históricos que tú simplemente no conoces (o que conoces por otro nombre). Esto se extiende a infinidad de noticias, temas de conversación y situaciones, y hacen de la inmersión cultural total algo muy complicado y al mismo tiempo imprescindible.

5 – Caracteres (汉字)

Si el chino no tuviera caracteres, sería un idioma relativamente fácil. Mientras en otras lenguas uno puede conseguir vocabulario en la vida diaria de forma bastante natural, con el chino uno tiene que sentarse y estudiar caracteres. No hay otra forma. Tienes que memorizarlos, uno a uno. Y esto requiere una cantidad de esfuerzo y horas de estudios impensables para estudiar casi cualquier otra lengua.
Que el chino funcione con caracteres es algo no sólo difícil para los extranjeros, sino también para los propios chinos. Desde pequeños, los niños comienzan a estudiar su escritura poco a poco, caracter a caracter. Al acabar la educación primaria, con doce años, los chinos tienen que saber 3.000; al finalizar el instituto la cifra se sitúa en 7.000. Desconozco si hay algún estudio al respecto, pero los chinos emplean muchísimo más tiempo de su educación en aprender su propio idioma que el resto de mortales. Un tiempo que tú también tienes que emplear, y que convierte la tarea de leer y escribir en chino en una especie de Larga Marcha.
Algunos extranjeros en China renuncian directamente al aprendizaje de la escritura china. Es una opción tan respetable como cualquier otra y que tiene sentido para aquellos que están sólo de paso, pero que es sencillamente inviable para alguien que quiera tener un buen nivel de chino y quiera leer en este idioma. Incluso para la expresión oral, conocer cómo funcionan los caracteres es imprescindible.
Aún así, hay lugar para la esperanza. Ordenadores y teléfonos móviles han hecho que escribir a bolígrafo sea considerado casi como una extravagancia de bohemios. Esto nos ahorra el tener que saber cómo escribir los caracteres a mano, algo que sin duda lleva muchísimo tiempo. En la actualidad, lo más importante para poder leer y escribir es saber reconocer los caracteres.

6 – Vocabulario (词汇)

Por encima del resto de dificultades, cuando uno quiere tener un buen nivel de chino, el principal problema es el vocabulario
Pero, por encima del resto de dificultades, cuando uno quiere tener un buen nivel de chino, el principal problema es el vocabulario. Esto es una batalla sin fin, una lucha eterna y encarnizada por meter palabras nuevas en tu cabeza. Mientras que en otros idiomas occidentales muchas palabras tienen la misma raíz (por ejemplo: gobierno, parlamento, distribución, fertilizar, magnesio…) el chino ha seguido su propia evolución y ha creado palabras nuevas que no se parecen en nada a las que nosotros conocemos.
Normalmente, aprender inglés o francés es difícil al principio; una vez alcanzado cierto nivel es fácil avanzar ya que el vocabulario, aún sin saberlo, es muy parecido al de nuestra lengua maternal (por ejemplo, sin haber estudiado nunca alemán, estoy casi seguro de que palabras como “simbiosis”, “metáfora” o “electrocardiograma” se parecen mucho). En chino, sin embargo, simbiosis se dice gongsheng (共生), metáfora yinyu (隐喻) y electrocardiograma xindiantu (心电图). Ese vocabulario pasivo (muy fácil de convertir en activo) que como hispanohablantes tenemos para aprender muchos otros idiomas, sencillamente desaparece con el chino.
En un magnífico post sobre el tema, Julen defendía que esta dificultad a la hora de aprender vocabulario convertía definitivamente al chino en el idioma más difícil del mundo, sin importar tu lugar de origen o tu lengua materna. Él diferenciaba entre dos aspectos a la hora de aprender una lengua: aquel que nos sirve como regla o guía para dominarla, y que por lo tanto es finita (gramática y fonética); y aquella que es información pura y dura y no responde a ninguna regla (el vocabulario). En el caso del chino, el vocabulario requiere de un esfuerzo descomunal.
Esta dificultad, junto con los problemas para la inmersión cultural, provocan que tengamos que hacer otro enorme esfuerzo para conocer muchos de los nombres propios o lugares que salen en cualquier conversación. Primero, no aparecen en mayúscula ni separados como una palabra independiente, por lo que se mezclan en el resto de la frase y en ocasiones uno no sabe muy bien a qué se refieren. Cuando uno se da cuenta de que está ante un nombre propio, es difícil saber a cuál. A Andy Lau se le conoce como Liu Dehua (刘德华), a Jackie Chan como Cheng Long (成龙), a la ciudad de San Francisco como Jiujinshan (旧金山), a Vancouver como Wengehua (温哥华) y a Bruce Lee como Li Xiaolong (李小龙). Es como si tuvieras que emprender una nueva vida y volver a aprender los nombres de todos los personajes famosos, directores de cine, escritores y novelas.
Para acabar con las dificultades del vocabulario, podemos utilizar como ejemplo The Big Bang Theory. Ésta es una serie estadounidense donde los protagonistas son unos físicos freakys y donde aparece muchísimo vocabulario científico. Puedo seguir la serie en inglés, pero de momento me parece inalcanzable el hacerlo chino.

¿Cuánto tiempo se necesita?

Si de verdad quieres aprender chino, lo mejor es planteárselo como una carrera de cinco años. O cómo hacer un doctorado
Esta es una de las preguntas más repetidas. Si de verdad quieres aprender chino, lo mejor es planteárselo como una carrera de cinco años. O cómo hacer un doctorado. El chino es uno de los idiomas donde la ecuación “esfuerzo-resultado” es más desesperante. Para poder leer un periódico o una novela tendrás que haber pasado por años de masoquismo frente a los caracteres.

¿Dónde estudiar?

Aunque no conozco mucho la situación en Latinoamérica, el país con una mayor tradición de estudios asiáticos es México. En cuanto a Europa, puedo decir que en España no hay prácticamente ningún sitio donde alguien pueda aprender chino seriamente. Las Licenciaturas de Estudios de Asia Oriental que se ofertan en Madrid y Barcelona carecen del tiempo, los profesores y los materiales para dotarte de un nivel aceptable de chino. Otros centros donde sin duda sí puedes alcanzar un buen nivel se encuentran en Reino Unido (sobre todo la SOAS), Francia (el INALCO) o Alemania. Estados Unidos y Canadá, con emigrantes chinos desde hace décadas y algunas de las mejores universidades del mundo, también cuentan con centros excelentes para su aprendizaje.
Pero, como siempre con un idioma, éste se tiene que aprender en el país de origen. Debido al gran número de dialectos en China, lo mejor es irse al norte, donde se habla el chino más estándar. Aquí, Pekín cuenta con las mejores universidades y centros, pero también es el lugar donde hay más extranjeros. Otras ciudades del norte como Haerbin, Dalian, Xi´an o Kaifeng son lugares donde tendrás más oportunidades para estar todo el día expuesto al idioma.
Taiwán es otro lugar que uno se tiene que plantear. Casi todo el mundo habla un chino oficial perfecto (mucho mejor que en la mayoría de sitios del continente), los taiwaneses están más acostumbrados a tratar con occidentales y sus productos culturales son más atractivos. Es un sitio donde es mucho más fácil encajar como extranjero y donde cuentan con algunos de los métodos más modernos para aprender chino. Los inconvenientes son los caracteres tradicionales y que, al fin y al cabo, Taiwán no deja de ser una pequeña isla con menos oportunidades.

Recursos electrónicos

Móviles y ordenadores han hecho que leer y escribir chino sea mucho más fácil
Móviles y ordenadores han hecho que leer y escribir chino sea mucho más fácil hoy que hace quince años. De hecho, algunos expertos se quejan de esto porque piensan que en algunas décadas los chinos dejarán de saber escribir a mano los caracteres.
Para escribir en tu ordenador utilizando pinyin, el sistema de Sogou es maravilloso y el que casi todo el mundo utiliza en la china continental. No tienes más que escribir la pronunciación para que los caracteres aparezcan. Este software es también muy inteligente a la hora de escribir nombres o lugares.
En cuanto a diccionarios, todavía hay estudiantes melancólicos que utilizan los de papel (yo también lo hice en Europa, animado por los profesores). Como soy un pragmático, lo considero una pérdida de tiempo. Primero tienes que buscar el radical, luego el caracter completo y después la página exacta gracias al pinyin. En la mayoría de tiendas electrónicas de Pekín venden diccionarios electrónicos por entre 30 y 150 dólares, dependiendo de tus necesidades. Lo único que tienes que hacer aquí es escribir el caracter que no reconoces.
En cuanto a diccionarios online, yo casi siempre utilizo MDBG y Nciku, este último muy rápido y sencillo cuando no conoces el pinyin. Para leer en Internet, hay un plugin para firefox que es maravilloso: se llamaPerapera kun y con sólo mover el cursor por encima de las palabras te dará su pronunciación y significado. Una joya.
Otro de los clásicos es el Wenlin, que hace lo mismo que el Perapera kun pero con la posibilidad de copiar y pegar documentos que hayas encontrado en otra parte. Normalmente te lo tienes que comprar o descargar pirata.
► “Si quieres aprender chino, encuentra tu hotel en Pekín y otras ciudades chinas en Agoda”.

Más

• En español, como casi siempre, sólo (decirme si me equivoco) Chinochano ha hablado de este tema:Universidades chinas / Estudiar mandarín / ¿Quién sabe más chino? / Tu nombre en chino
• En inglés hay una gran cantidad de información sobre el aprendizaje del chino que abordan con mucha más profundidad de lo que yo hecho cada uno de sus aspectos. Entre mis favoritos está Sinosplice, con muchísima experiencia en el tema y gran cantidad de artículos. En uno de los últimos, por ejemplo, habla de las batallas lingüísticas entre chinos y extranjeros.
• Otro de los imprescindibles es Chinayouren, que analiza con la calidad y paciencia del mejor cirujano las características del chino. Podéis ver algunos de sus posts sobre el tema aquí.

fuente : http://www.zaichina.net/2010/05/28/aprende-chino/

Anuncios