Archivo | El papel de los padres RSS feed for this section

El papel de los padres

17 May

El papel de los padres:
Tener un hijo estudiante da muchas alegrías, pero, en ocasiones, los padres encuentran dificultades a las que enfrentarse y superar, por ejemplo falta de motivación, no querer ponerse a estudiar, no hacer los deberes, faltas de atención y concentración, dificultades en algunas materias, etc.
Saber afrontar estas situaciones es importante, para evitar enfrentamientos, discusiones, estar detrás de los menores con los libros, terminar las tareas muy tarde, y sentir que no se avanza, que no son responsables de sus tareas, que no te hacen caso, etc. Así, desde este blog fomentamos la importancia de la comunicación padres e hijos desde la infancia, para que así las relaciones sean más fluidas y se puedan plantear temas sin dificultad, entre ellos el tratamiento de las tareas escolares.
En cuanto a los estudios, es significativo sentar unas bases con los pequeños, como por ejemplo, que tengan su lugar de estudio, su habitación; eliminar aquellos elementos que les distraen, juguetes, ordenador, televisión, móviles; plantear el tiempo de estudio, con un horario y marcando los tiempos; fomentar su autonomía en las tareas, las realizan ellos pero les apoyamos y orientamos ante las dudas, sin hacerles los deberes; hacerles ver la importancia del aprendizaje para su vida, no solo en el momento presente sino para el futuro, la posibilidad de aplicar lo aprendido a su vida diaria, consiguiendo así su motivación.
Para conseguir esto, es fundamental que los padres estén tranquilos, serenos y se eviten los gritos, porque si no es así comienza de nuevo la espiral de enfrentamientos y no se avanza. También, hay que tener en cuenta la postura de los hijos, consensuar con ellos, no obligar ni imponer a la fuerza porque se consigue el efecto contrario, y lo que interesa es que se motiven y vean el beneficio para ellos.
Para finalizar, aconsejamos la ayuda y orientación de un profesional, como un psicólogo o psicopedagogo, que ofrezca las pautas y el mejor camino a seguir adaptado a las necesidades del menor y cada familia, cuando la situación no está siendo controlada. Esto es así, porque las  ideas presentadas son generales, pero hay que tratar cada caso en concreto.

Anuncios

El papel de los padres

17 May

El papel de los padres:
Tener un hijo estudiante da muchas alegrías, pero, en ocasiones, los padres encuentran dificultades a las que enfrentarse y superar, por ejemplo falta de motivación, no querer ponerse a estudiar, no hacer los deberes, faltas de atención y concentración, dificultades en algunas materias, etc.
Saber afrontar estas situaciones es importante, para evitar enfrentamientos, discusiones, estar detrás de los menores con los libros, terminar las tareas muy tarde, y sentir que no se avanza, que no son responsables de sus tareas, que no te hacen caso, etc. Así, desde este blog fomentamos la importancia de la comunicación padres e hijos desde la infancia, para que así las relaciones sean más fluidas y se puedan plantear temas sin dificultad, entre ellos el tratamiento de las tareas escolares.
En cuanto a los estudios, es significativo sentar unas bases con los pequeños, como por ejemplo, que tengan su lugar de estudio, su habitación; eliminar aquellos elementos que les distraen, juguetes, ordenador, televisión, móviles; plantear el tiempo de estudio, con un horario y marcando los tiempos; fomentar su autonomía en las tareas, las realizan ellos pero les apoyamos y orientamos ante las dudas, sin hacerles los deberes; hacerles ver la importancia del aprendizaje para su vida, no solo en el momento presente sino para el futuro, la posibilidad de aplicar lo aprendido a su vida diaria, consiguiendo así su motivación.
Para conseguir esto, es fundamental que los padres estén tranquilos, serenos y se eviten los gritos, porque si no es así comienza de nuevo la espiral de enfrentamientos y no se avanza. También, hay que tener en cuenta la postura de los hijos, consensuar con ellos, no obligar ni imponer a la fuerza porque se consigue el efecto contrario, y lo que interesa es que se motiven y vean el beneficio para ellos.
Para finalizar, aconsejamos la ayuda y orientación de un profesional, como un psicólogo o psicopedagogo, que ofrezca las pautas y el mejor camino a seguir adaptado a las necesidades del menor y cada familia, cuando la situación no está siendo controlada. Esto es así, porque las  ideas presentadas son generales, pero hay que tratar cada caso en concreto.

El papel de los padres

17 May

El papel de los padres:
Tener un hijo estudiante da muchas alegrías, pero, en ocasiones, los padres encuentran dificultades a las que enfrentarse y superar, por ejemplo falta de motivación, no querer ponerse a estudiar, no hacer los deberes, faltas de atención y concentración, dificultades en algunas materias, etc.
Saber afrontar estas situaciones es importante, para evitar enfrentamientos, discusiones, estar detrás de los menores con los libros, terminar las tareas muy tarde, y sentir que no se avanza, que no son responsables de sus tareas, que no te hacen caso, etc. Así, desde este blog fomentamos la importancia de la comunicación padres e hijos desde la infancia, para que así las relaciones sean más fluidas y se puedan plantear temas sin dificultad, entre ellos el tratamiento de las tareas escolares.
En cuanto a los estudios, es significativo sentar unas bases con los pequeños, como por ejemplo, que tengan su lugar de estudio, su habitación; eliminar aquellos elementos que les distraen, juguetes, ordenador, televisión, móviles; plantear el tiempo de estudio, con un horario y marcando los tiempos; fomentar su autonomía en las tareas, las realizan ellos pero les apoyamos y orientamos ante las dudas, sin hacerles los deberes; hacerles ver la importancia del aprendizaje para su vida, no solo en el momento presente sino para el futuro, la posibilidad de aplicar lo aprendido a su vida diaria, consiguiendo así su motivación.
Para conseguir esto, es fundamental que los padres estén tranquilos, serenos y se eviten los gritos, porque si no es así comienza de nuevo la espiral de enfrentamientos y no se avanza. También, hay que tener en cuenta la postura de los hijos, consensuar con ellos, no obligar ni imponer a la fuerza porque se consigue el efecto contrario, y lo que interesa es que se motiven y vean el beneficio para ellos.
Para finalizar, aconsejamos la ayuda y orientación de un profesional, como un psicólogo o psicopedagogo, que ofrezca las pautas y el mejor camino a seguir adaptado a las necesidades del menor y cada familia, cuando la situación no está siendo controlada. Esto es así, porque las  ideas presentadas son generales, pero hay que tratar cada caso en concreto.

El papel de los padres

9 May

El papel de los padres:
Tener un hijo estudiante da muchas alegrías, pero, en ocasiones, los padres encuentran dificultades a las que enfrentarse y superar, por ejemplo falta de motivación, no querer ponerse a estudiar, no hacer los deberes, faltas de atención y concentración, dificultades en algunas materias, etc.
Saber afrontar estas situaciones es importante, para evitar enfrentamientos, discusiones, estar detrás de los menores con los libros, terminar las tareas muy tarde, y sentir que no se avanza, que no son responsables de sus tareas, que no te hacen caso, etc. Así, desde este blog fomentamos la importancia de la comunicación padres e hijos desde la infancia, para que así las relaciones sean más fluidas y se puedan plantear temas sin dificultad, entre ellos el tratamiento de las tareas escolares.
En cuanto a los estudios, es significativo sentar unas bases con los pequeños, como por ejemplo, que tengan su lugar de estudio, su habitación; eliminar aquellos elementos que les distraen, juguetes, ordenador, televisión, móviles; plantear el tiempo de estudio, con un horario y marcando los tiempos; fomentar su autonomía en las tareas, las realizan ellos pero les apoyamos y orientamos ante las dudas, sin hacerles los deberes; hacerles ver la importancia del aprendizaje para su vida, no solo en el momento presente sino para el futuro, la posibilidad de aplicar lo aprendido a su vida diaria, consiguiendo así su motivación.
Para conseguir esto, es fundamental que los padres estén tranquilos, serenos y se eviten los gritos, porque si no es así comienza de nuevo la espiral de enfrentamientos y no se avanza. También, hay que tener en cuenta la postura de los hijos, consensuar con ellos, no obligar ni imponer a la fuerza porque se consigue el efecto contrario, y lo que interesa es que se motiven y vean el beneficio para ellos.
Para finalizar, aconsejamos la ayuda y orientación de un profesional, como un psicólogo o psicopedagogo, que ofrezca las pautas y el mejor camino a seguir adaptado a las necesidades del menor y cada familia, cuando la situación no está siendo controlada. Esto es así, porque las  ideas presentadas son generales, pero hay que tratar cada caso en concreto.

El papel de los padres

9 May

El papel de los padres:
Tener un hijo estudiante da muchas alegrías, pero, en ocasiones, los padres encuentran dificultades a las que enfrentarse y superar, por ejemplo falta de motivación, no querer ponerse a estudiar, no hacer los deberes, faltas de atención y concentración, dificultades en algunas materias, etc.
Saber afrontar estas situaciones es importante, para evitar enfrentamientos, discusiones, estar detrás de los menores con los libros, terminar las tareas muy tarde, y sentir que no se avanza, que no son responsables de sus tareas, que no te hacen caso, etc. Así, desde este blog fomentamos la importancia de la comunicación padres e hijos desde la infancia, para que así las relaciones sean más fluidas y se puedan plantear temas sin dificultad, entre ellos el tratamiento de las tareas escolares.
En cuanto a los estudios, es significativo sentar unas bases con los pequeños, como por ejemplo, que tengan su lugar de estudio, su habitación; eliminar aquellos elementos que les distraen, juguetes, ordenador, televisión, móviles; plantear el tiempo de estudio, con un horario y marcando los tiempos; fomentar su autonomía en las tareas, las realizan ellos pero les apoyamos y orientamos ante las dudas, sin hacerles los deberes; hacerles ver la importancia del aprendizaje para su vida, no solo en el momento presente sino para el futuro, la posibilidad de aplicar lo aprendido a su vida diaria, consiguiendo así su motivación.
Para conseguir esto, es fundamental que los padres estén tranquilos, serenos y se eviten los gritos, porque si no es así comienza de nuevo la espiral de enfrentamientos y no se avanza. También, hay que tener en cuenta la postura de los hijos, consensuar con ellos, no obligar ni imponer a la fuerza porque se consigue el efecto contrario, y lo que interesa es que se motiven y vean el beneficio para ellos.
Para finalizar, aconsejamos la ayuda y orientación de un profesional, como un psicólogo o psicopedagogo, que ofrezca las pautas y el mejor camino a seguir adaptado a las necesidades del menor y cada familia, cuando la situación no está siendo controlada. Esto es así, porque las  ideas presentadas son generales, pero hay que tratar cada caso en concreto.

El papel de los padres

9 May

El papel de los padres:
Tener un hijo estudiante da muchas alegrías, pero, en ocasiones, los padres encuentran dificultades a las que enfrentarse y superar, por ejemplo falta de motivación, no querer ponerse a estudiar, no hacer los deberes, faltas de atención y concentración, dificultades en algunas materias, etc.
Saber afrontar estas situaciones es importante, para evitar enfrentamientos, discusiones, estar detrás de los menores con los libros, terminar las tareas muy tarde, y sentir que no se avanza, que no son responsables de sus tareas, que no te hacen caso, etc. Así, desde este blog fomentamos la importancia de la comunicación padres e hijos desde la infancia, para que así las relaciones sean más fluidas y se puedan plantear temas sin dificultad, entre ellos el tratamiento de las tareas escolares.
En cuanto a los estudios, es significativo sentar unas bases con los pequeños, como por ejemplo, que tengan su lugar de estudio, su habitación; eliminar aquellos elementos que les distraen, juguetes, ordenador, televisión, móviles; plantear el tiempo de estudio, con un horario y marcando los tiempos; fomentar su autonomía en las tareas, las realizan ellos pero les apoyamos y orientamos ante las dudas, sin hacerles los deberes; hacerles ver la importancia del aprendizaje para su vida, no solo en el momento presente sino para el futuro, la posibilidad de aplicar lo aprendido a su vida diaria, consiguiendo así su motivación.
Para conseguir esto, es fundamental que los padres estén tranquilos, serenos y se eviten los gritos, porque si no es así comienza de nuevo la espiral de enfrentamientos y no se avanza. También, hay que tener en cuenta la postura de los hijos, consensuar con ellos, no obligar ni imponer a la fuerza porque se consigue el efecto contrario, y lo que interesa es que se motiven y vean el beneficio para ellos.
Para finalizar, aconsejamos la ayuda y orientación de un profesional, como un psicólogo o psicopedagogo, que ofrezca las pautas y el mejor camino a seguir adaptado a las necesidades del menor y cada familia, cuando la situación no está siendo controlada. Esto es así, porque las  ideas presentadas son generales, pero hay que tratar cada caso en concreto.