Archivo | La motivación RSS feed for this section

La motivación

17 May

La motivación:
La motivación es uno de los aspectos fundamentales en nuestras vidas a la hora de realizar actividades, tareas nuevas, salir, viajar, estar con amigos, familiares, etc, y por lo tanto, es uno de los aspectos determinantes en el aprendizaje. Esto es así, porque la motivación nos impulsa a realizar esas tareas con mayor entusiasmo, interés y permite afrontar dificultades de manera óptima.
En lo que respecta al aprendizaje, un alumno motivado es un alumno implicado, con ganas de aprender, de buscar alternativas a los obstáculos, de emplear técnicas de aprendizaje nuevas, de afrontar los exámenes con optimismo y viéndose capaz de superarlos. Sin embargo, en ocasiones, nos encontramos con alumnos desmotivados por diversos motivos, por ejemplo falta de interés, fracasos repetidos, dificultad en la comprensión de los contenidos, no ver la utilidad de lo aprendido, carencia de perspectivas de futuro, etc. Para estos alumnos, el aprendizaje y asistir a los centros escolares supone un gran obstáculo, ya que no tienen interés en lo que se les está mostrando y ofreciendo. Por lo tanto, el objetivo en estos casos, es conseguir motivarles detectando sus necesidades e intereses y aplicarlos a su aprendizaje.
Algunos recursos que se pueden emplear para motivar al estudiante serían:

  • La exigencia debe ser acorde a sus necesidades y características. Si presentan dificultad en ciencias, no podemos ponerles el umbral de un 9, podemos exigirles un aprobado.
  • Plantear objetivos académicos a corto-medio plazo: por ejemplo, aprobar asignaturas, el trimestre, ver opciones académicas según sus intereses, salidas académicas y laborales, etc. Como conclusión, ¿Qué pretendo conseguir?
  • Adaptar los contenidos a su nivel, de manera que sean capaces de comprenderlos, relacionarlos y aprenderlos.
  • Hacerles ver que pueden hacerlo, simulando exámenes, planteando cuestiones diversas sobre los contenidos, etc.

Para finalizar, destacar que es importante motivar a los alumnos en el aprendizaje, que sean realistas y acordes a sus necesidades, no solo el alumno sino también la familia, que vean la utilidad de lo aprendido, que pueden alcanzar sus metas, porque así podrán superar situaciones futuras y encontrarán el camino necesario.


Anuncios

La motivación

17 May

La motivación:
La motivación es uno de los aspectos fundamentales en nuestras vidas a la hora de realizar actividades, tareas nuevas, salir, viajar, estar con amigos, familiares, etc, y por lo tanto, es uno de los aspectos determinantes en el aprendizaje. Esto es así, porque la motivación nos impulsa a realizar esas tareas con mayor entusiasmo, interés y permite afrontar dificultades de manera óptima.
En lo que respecta al aprendizaje, un alumno motivado es un alumno implicado, con ganas de aprender, de buscar alternativas a los obstáculos, de emplear técnicas de aprendizaje nuevas, de afrontar los exámenes con optimismo y viéndose capaz de superarlos. Sin embargo, en ocasiones, nos encontramos con alumnos desmotivados por diversos motivos, por ejemplo falta de interés, fracasos repetidos, dificultad en la comprensión de los contenidos, no ver la utilidad de lo aprendido, carencia de perspectivas de futuro, etc. Para estos alumnos, el aprendizaje y asistir a los centros escolares supone un gran obstáculo, ya que no tienen interés en lo que se les está mostrando y ofreciendo. Por lo tanto, el objetivo en estos casos, es conseguir motivarles detectando sus necesidades e intereses y aplicarlos a su aprendizaje.
Algunos recursos que se pueden emplear para motivar al estudiante serían:

  • La exigencia debe ser acorde a sus necesidades y características. Si presentan dificultad en ciencias, no podemos ponerles el umbral de un 9, podemos exigirles un aprobado.
  • Plantear objetivos académicos a corto-medio plazo: por ejemplo, aprobar asignaturas, el trimestre, ver opciones académicas según sus intereses, salidas académicas y laborales, etc. Como conclusión, ¿Qué pretendo conseguir?
  • Adaptar los contenidos a su nivel, de manera que sean capaces de comprenderlos, relacionarlos y aprenderlos.
  • Hacerles ver que pueden hacerlo, simulando exámenes, planteando cuestiones diversas sobre los contenidos, etc.

Para finalizar, destacar que es importante motivar a los alumnos en el aprendizaje, que sean realistas y acordes a sus necesidades, no solo el alumno sino también la familia, que vean la utilidad de lo aprendido, que pueden alcanzar sus metas, porque así podrán superar situaciones futuras y encontrarán el camino necesario.


La motivación

17 May

La motivación:
La motivación es uno de los aspectos fundamentales en nuestras vidas a la hora de realizar actividades, tareas nuevas, salir, viajar, estar con amigos, familiares, etc, y por lo tanto, es uno de los aspectos determinantes en el aprendizaje. Esto es así, porque la motivación nos impulsa a realizar esas tareas con mayor entusiasmo, interés y permite afrontar dificultades de manera óptima.
En lo que respecta al aprendizaje, un alumno motivado es un alumno implicado, con ganas de aprender, de buscar alternativas a los obstáculos, de emplear técnicas de aprendizaje nuevas, de afrontar los exámenes con optimismo y viéndose capaz de superarlos. Sin embargo, en ocasiones, nos encontramos con alumnos desmotivados por diversos motivos, por ejemplo falta de interés, fracasos repetidos, dificultad en la comprensión de los contenidos, no ver la utilidad de lo aprendido, carencia de perspectivas de futuro, etc. Para estos alumnos, el aprendizaje y asistir a los centros escolares supone un gran obstáculo, ya que no tienen interés en lo que se les está mostrando y ofreciendo. Por lo tanto, el objetivo en estos casos, es conseguir motivarles detectando sus necesidades e intereses y aplicarlos a su aprendizaje.
Algunos recursos que se pueden emplear para motivar al estudiante serían:

  • La exigencia debe ser acorde a sus necesidades y características. Si presentan dificultad en ciencias, no podemos ponerles el umbral de un 9, podemos exigirles un aprobado.
  • Plantear objetivos académicos a corto-medio plazo: por ejemplo, aprobar asignaturas, el trimestre, ver opciones académicas según sus intereses, salidas académicas y laborales, etc. Como conclusión, ¿Qué pretendo conseguir?
  • Adaptar los contenidos a su nivel, de manera que sean capaces de comprenderlos, relacionarlos y aprenderlos.
  • Hacerles ver que pueden hacerlo, simulando exámenes, planteando cuestiones diversas sobre los contenidos, etc.

Para finalizar, destacar que es importante motivar a los alumnos en el aprendizaje, que sean realistas y acordes a sus necesidades, no solo el alumno sino también la familia, que vean la utilidad de lo aprendido, que pueden alcanzar sus metas, porque así podrán superar situaciones futuras y encontrarán el camino necesario.